billaramericano.com

Inicio | Otras webs | Contáctame

Escuela de Billar Americano

Vaya juego bonito!
 

El punto de bola

Lo más importante para el principiante, y qué duda cabe de que lo que causa mayor satisfacción, es ver cómo la bola objetiva se dirige hacia la tronera, y allí desaparece. Yo siempre digo que en el billar americano lo realmente importante es mover la bola blanca (y saber cómo hacerlo), y que meter la bola no es lo importante sino 'simplemente' una premisa indispensable para continuar en juego. En fin, allá cada cual con su forma de entender el billar pero nadie me negará que si en lugar de una bola larga y fina, nos la dejamos más cerca de la objetiva, y menos cortada, el punto de bola perderá mucha importancia.

Pero ¿qué es eso del 'punto de bola'?

 

Punto de bola incorrecto

Llamamos punto de bola al lugar exacto en el que hay que tocar o impactar la bola objetiva para que se dirija hacia el centro de la tronera, y es el punto de la bola más alejado de dicha tronera. Por desgracia, si como se muestra en el gráfico apuntamos simplemente hacia ese punto con exactitud con la bola blanca, pegaremos demasiado llena a la objetiva y ésta no caerá, especialmente cuanto más cortado sea el tiro.

¿Pero qué está fallando? El problema es que como la bola blanca tiene masa alrededor de su centro, y no es una flecha, con una punta bien definida, o simplemente un punto, el resultado es que impactará con la objetiva mucho antes de que cualquier parte de ella llegue al punto de bola.

¿Cómo podemos solucionar esto? Por desgracia, no existe una referencia concreta, al menos visualmente, a la cual apuntar.

 

Punto de bola correcto

Tal vez el mejor método, sin ser la panacea (si existiera algo así, este juego sería muy fácil), sea el de la bola imaginaria. Consiste en imaginar una tercera bola pegada a la bola objetiva, tocándola exactamente en el punto de bola. Si apuntamos con la blanca al centro de esa bola imaginaria (apréciese en los dos gráficos lo distintas que son ambas direcciones), la objetiva debe caer.

Esta bola no tiene por qué ser tan imaginaria, y al menos en los entrenamientos o para que el principiante comprenda el funcionamiento de esta teoría, podemos situar una bola auténtica en el lugar de la imaginaria (pegada al punto de bola de la objetiva) y apuntar hacia ella, intentando 'sentir' el punto de bola. Luego la quitaremos y trataremos de tirar hacia el lugar que ocupaba; seguro que es más fácil imaginarla si realmente ha estado allí. Otra opción: pedir a un amigo que nos ayude y que aparte la bola (¡ojo, sin mover la objetiva!) justo en el momento en el que tiremos. Si la bola no cae es que no estamos apuntando bien llena la bola imaginaria (real en este caso), o no estamos entrando con buena rectitud.

Recomiendo al principiante utilizar este método pero sin obsesionarse. También (y sobre todo) deberá intentar meter unas cuantas bolas sin utilizar físicamente una tercera bola para nada. Recordemos que nunca podrá utilizarla en una partida real. Además, y para qué engañarnos, el método DE-FI-NI-TI-VO para mejorar y confiar en nuestro punto de bola, al fin no es otro que meter miles y miles de bolas con todos los cortes.

___________________________________________________________

RECUERDA: LA MEJOR FORMA DE APRENDER ES CON UN PROFESOR

Adoro mi depredador... El autor | Todos los derechos reservados | Contáctame | ©2014 José Francisco Garrido