billaramericano.com

Inicio | Otras webs | Contáctame

Escuela de Billar Americano

Vaya juego bonito!
 

Efectos 1ª compensación

Llegados al tema de los efectos, habrá que explicar al jugador una compleja historia de empuje de la blanca fuera de la línea, compensaciones, curvas, fuerzas, grados del taco en relación a la horizontal... pero la primera pregunta que surgirá es ¿para qué tanta complicación? O dicho de otro modo, ¿para qué sirve pegarle a la blanca fuera de su eje vertical? ¿Acaso va a ser más fácil meter la objetiva en el hoyo? Hum... lejos de eso, de hecho se convierte en algo bastante más difícil. Entonces... ¿qué demonios...?

Bueno, para hablar de efectos hay que empezar por comentar que el efecto lateral (conocido entre los jugadores simplemente como 'efecto') "sólo" sirve para modificar la dirección de la bola blanca tras tocar cualquiera de las bandas de la mesa. Es decir; tras el choque con una bola, el efecto no modificará la salida de la blanca; y nunca se va a insistir lo suficiente sobre esto. Es asombroso lo extendida que está, entre los principiantes, la creencia de que, si queremos que la blanca vaya hacia un lado después de meter una bola, hay que empezar por darle a ese lado a la blanca. Probemos una vez más: lo único que moverá la bola blanca hacia un lado u otro tras el choque con otra bola es que exista un corte con esa bola, y lo único que modificará esta salida, en mayor o menor grado según los casos y tal y como lo estudiamos en el apartado 'Principiante / Control Blanca I' será el corrido o el retroceso. Tras el choque con otra bola, el efecto no modificará la salida, nunca, en ningún caso. Volveremos a insistir sobre este punto, toda la vida.

Bien: así como modificar la salida tras el impacto con otra bola es trabajo del corrido y el retroceso, sucede al contrario: el corrido o el retroceso no modificarán el comportamiento de la blanca ante el choque con las bandas, al menos de forma apreciable, especialmente para la práctica del billar americano. Veremos, justo en el siguiente capítulo, cómo se comporta la blanca al tocar las bandas y cómo utilizarlo en nuestro beneficio.

Imaginemos una bola recta. Si apuntamos a la bola objetiva en el centro, y atacamos con rectitud y precisión, la bola objetiva caerá, independientemente del punto de su eje vertical en el que ataquemos la blanca (es decir, con más o menos corrido, o retroceso). El asunto cambia si nos salimos de dicho eje, hacia los extremos de la bola; es decir, si le aplicamos efecto.

Al aplicar efecto a la bola blanca, por más rectitud con que la ataquemos, la blanca sale empujada fuera de la línea hacia el lado contrario al que hemos aplicado el efecto. Así, si intentamos meter una bola objetiva imprimiendo efecto a la blanca y sin modificar la dirección hacia la que apuntaríamos sin efecto, la objetiva fallará la tronera por haberse dirigido hacia el mismo lugar al que apuntamos el efecto. Resulta obvio que para meter la bola hay que apuntar un poquito hacia el mismo sitio hacia el que apuntamos el efecto. Pero cómo que un poquito... ¿cuánto? Probablemente no exista una teoría seria aplicable, y si existe, es posible que no sea ni recomendable. Lo mejor será que el jugador que se inicia en los efectos experimente por sí mismo, eso sí, conociendo la teoría, y recordamos que la mejor forma de meter las bolas es sentirlas por haberlas jugado muchas, muchas veces.

La cantidad que vamos a expulsar la blanca fuera de la línea depende directamente de la cantidad de efecto que apliquemos a la blanca. Por eso, es recomendable que el jugador, especialmente el que comienza a practicar y comprender estos tiros, intente no alejarse mucho del centro de la blanca, especialmente en partidas de torneo o en las que pretenda sacarles una copa a los amigos; es decir, en las partidas que pretenda o intente ganar. Es inútil intentar un efecto máximo con una bola en la que sin imprimir efecto (o intentando jugar muy poquito efecto) fallaríamos 8 de cada 10 bolas.

Para practicar la 1ª compensación, coloca bolas bien rectas y bastante próximas una de la otra, y de la tronera; pongamos 30x30x30 cm. Ataca la bola en el centro de su eje vertical (sin corrido ni retroceso), y con ambos efectos. Debes aplicar el máximo efecto que puedas, y con buena velocidad de ataque (un fuerza 10: es decir, algo que puedas controlar). El objetivo de este ejercicio es conseguir clavar completamente la bola blanca (debe quedarse girando como una loca, pero exactamente en el sitio donde golpeó). Si la bola blanca se mueve hacia adelante o hacia atrás, esto no tiene nada que ver con la compensación; tienes que precisar mejor el ataque sobre el centro del eje vertical. Practica presiones sin efecto si esto se te resiste antes de volver al ejercicio. Si el problema es que la bola blanca se mueve hacia un lado o hacia otro, ahí está apareciendo la falta de precisión en la compensación. En estos casos la bola objetiva se moverá (lógicamente) hacia el lado contrario al que se mueva la blanca (y, por supuesto, hablamos de colocar una bola perfectamente recta), incluso es posible que fallemos la bola. Procurando meter la objetiva por el centro de la tronera en cada ocasión, estaremos trabajando la 1ª compensación del efecto sobre la bola blanca.

 

___________________________________________________________

RECUERDA: LA MEJOR FORMA DE APRENDER ES CON UN PROFESOR

Adoro mi depredador... El autor | Todos los derechos reservados | Contáctame | ©2014 José Francisco Garrido