billaramericano.com

Inicio | Otras webs | Contáctame

Escuela de Billar Americano

Vaya juego bonito!
 

Tiros específicos I

El saque

Bola objetiva pegada a banda

Combinaciones

_________________________________________

 

EL SAQUE

El saque

El objetivo del saque, tanto en Bola 8 como en Bola 9, es tratar de meter alguna bola para continuar tirando. El objetivo es, por lo tanto, tratar de aplicar la máxima potencia al disparo para aumentar las posibilidades de meter alguna bola. Sin embargo, un tiro con fuerza desmedida provocará probablemente un pésimo control de la bola blanca, con lo cual ésta puede acabar fuera de la mesa o, en el mejor de los casos, deambulando por la mesa entre un montón de bolas que se mueven alrededor de ella a toda velocidad y en todas las direcciones.

Incluso metiendo bola en este caso, la posición final de la blanca sería incierta, y esto nos restaría opciones, especialmente en Bola 9 donde sólo vamos a poder tirar hacia una bola y ésta puede haber quedado en el otro lado de la mesa.

El ataque generalmente será centro-bola. Algunos jugadores estiman que aplicando un ligero efecto, es más sencillo meter la bola delantera en la tronera lateral, especialmente en Bola 9, pero personalmente creo que el riesgo de intentar esto por la dificultad que conlleva compensar correctamente (máxime en un tiro con esta fuerza) no merece realmente la pena, al menos en un nivel de juego intermedio y debe dejarse para jugadores experimentados.

Cuando vayamos ganando velocidad en nuestro saque, habrá que apuntar un ligero corrido pues la blanca, al chocar contra el bloque de bolas, tiende a rebotar hacia atrás cuando llega con verdadera potencia, y el corrido ayudará a controlarla.

Para lograr la máxima potencia en el saque, los jugadores de primera línea intentan echar todo el cuerpo hacia la bola en el momento de sacar. Para ello, mientras liman tienen el peso más atrás, sobre el pie derecho, para trasladarlo hacia delante en el momento del impacto. También es común coger el taco más adelante, para que al echar adelante el cuerpo el antebrazo no esté muy retrasado en el momento del impacto.

Esta técnica requiere mucha práctica y una gran coordinación. Pero conviene recordar que si así somos capaces de pegarle con el doble de potencia a la bola blanca, pero no controlamos la reacción de la blanca, no hemos hecho nada que valga la pena.

Por lo tanto, lo que debemos intentar en el saque es aplicar toda la fuerza que seamos capaces de controlar. Nuestra principal preocupación debe ser intentar que la blanca quede lo más muerta posible tras el impacto, así estará algo más segura del choque fortuito con alguna otra bola, y además tendrá una mejor situación para un próximo tiro.

 

BOLA OBJETIVA PEGADA A BANDA

Cuando la bola objetiva se encuentra totalmente pegada a la banda, el tiro se hace especialmente delicado. El margen de error se hace mucho más pequeño, y hay que afinar bien para meter la bola, especialmente cuando esta se encuentra en la banda larga y alejada de la tronera, y lógicamente cuando es más cortada.

El problema con esta bola es que si pegamos antes a la bola que a la banda, la bola va a chocar rápidamente con la banda y va a salir rebotada hacia fuera, fallando la tronera.

Lo que hay que intentar con esta bola es tratar de pegar justo a la vez a la bola y a la banda, que en realidad es el sitio exacto donde estaría la bola imaginaria. Sin embargo, en caso de fallar por algún lado, siempre será preferible tocar justo antes la banda que la bola.

Debemos procurar, siempre que sea posible, llegar muy bien emplazados a esta difícil bola para tener las máximas garantías, porque mover la blanca se complica enormemente.

De nuevo aconsejo mucha práctica y paciencia para practicar y confiar en esta bola.

 

COMBINACIONES

Llamamos combinación al tiro en el que, tocando una bola, pretendemos que ésta toque a otra, y que sea esta segunda la que entre en la tronera.

Es siempre un tiro especialmente difícil, incluso cuando parece sencillo, especialmente cuando las dos bolas objetivas no se encuentran muy cerca una de otra.

Para jugar estas bolas debemos pensar que la bola tiradora es en realidad la bola objetiva que vamos a jugar con la blanca. Así, según la teoría de la bola imaginaria, podemos calcular el sitio donde apuntaríamos con la primera objetiva para meter la segunda. Tras esto, intentaremos jugar la bola objetiva donde habíamos apuntado, sin pensar más en la segunda bola. Si ejecutamos el tiro correctamente conseguiremos nuestro objetivo.

___________________________________________________________

RECUERDA: LA MEJOR FORMA DE APRENDER ES CON UN PROFESOR

Adoro mi depredador... El autor | Todos los derechos reservados | Contáctame | ©2014 José Francisco Garrido