billaramericano.com

Inicio | Otras webs | Contáctame

Escuela de Billar Americano

Vaya juego bonito!
 

Dividiendo la tronera

Una mesa de billar americano, al menos si cumple las actuales normas y medidas de la Federación Española, que son poco más o menos que las mismas que cualquier otra Federación seria del mundo, tiene una tronera de un ancho aproximado de dos bolas y cuarto, incluso algo más grande en el caso de las troneras del medio que son mayores que las de las esquinas. Como es lógico, cualquier bola que entre dentro de ese ancho, entrará en la tronera. Esto nos permite, con frecuencia, intentar entronerar la bola objetiva por un lado de la tronera o por el otro, de forma que ganamos algo de salida para la blanca que a veces es decisivo, especialmente si... bueno, si no hemos jugado la mesa correctamente, dejándonos el ángulo adecuado (como veremos más adelante), o si es con lo que nos encontramos, por ejemplo después del saque, o tras el tiro de nuestro contrincante.

Llamamos a esto dividir la tronera. El tiro se hace algo más complicado, porque en realidad nuestra tronera es más pequeña: si fallamos por el lado de la banda lógicamente la bola no entra, y si fallamos por el lado en el que sí que hay tronera, bueno... en este caso el problema es que, si necesitábamos dividir la tronera para jugar la posición de la blanca, es posible que la blanca ya no siga el camino que nosotros habíamos planeado.

Obsérvese el gráfico. Se estudian dos formas de tirar la misma bola. Tenemos la opción de apurar la tronera por el lado izquierdo, con lo cual sacamos la blanca por la derecha (en el gráfico es centro-bola, en el caso de que aplicáramos corrido o retroceso se aplicaría obviamente lo visto en el capítulo anterior), o al revés, metiendo la bola objetiva por la derecha, la blanca saldría por la izquierda.

En el ejemplo expuesto la bola es recta. Pero la tronera se puede dividir igualmente cuando exista un corte, por ejemplo para mover más o menos la bola blanca, o para sacarla en un ángulo diferente.

Una buena manera de ejecutar este tiro es intentar visualizar dos troneras, como se indica en el gráfico. Jugando una de las dos conseguimos mover la blanca según nuestros objetivos. Sin embargo esto es sólo una idea visual para aquel que se sienta cómodo utilizándola; habrá jugadores que sin imaginar una tronera diferente apunten bien la bola objetivo hacia un punto concreto del agujero. Otros pueden estimar que este sistema es arriesgado y prefieran, por ejemplo, imaginar cuatro troneras o espacios y apuntar la bola a la segunda, o tercera, en lugar de a las de las esquinas.

Dividir la tronera es algo delicado y tenemos que hacerlo con mucho cuidado y decidir bien cuándo merece la pena el riesgo de jugar una tronera más pequeña. En general, para cualquier tiro alejado de la tronera será mejor buscar otra solución, porque aparte de ser más fácil fallar, el ángulo que ganamos con la blanca es menor que si la objetiva, por ejemplo, está casi colgando de la tronera. En la mayoría de los casos tampoco merece ajustar hasta el último milímetro la tronera. Con frecuencia es suficiente desviar ligeramente el punto de bola lo suficiente como para apurar el movimiento de la blanca hacia el lugar que deseamos.

___________________________________________________________

RECUERDA: LA MEJOR FORMA DE APRENDER ES CON UN PROFESOR

Adoro mi depredador... El autor | Todos los derechos reservados | Contáctame | ©2014 José Francisco Garrido